El doblaje

Podría hablar largo y tendido sobre el doblaje del cine en España, y la falta de oferta en versión original. Hoy me voy a ceñir a uno de los clásicos argumentos a favor del doblaje: la gente no quiere leer subtítulos, por tanto la v.o. no tiene viabilidad comercial (o alguna variante del mismo)

Hace unos días fui a ver Los Miserables, en versión original. Aunque por lo que me han contado, en la versión doblada deben pronunciarse unas tres frases a lo sumo en Español, ya que el resto es cantado en inglés.

Si el argumento anterior fuera cierto, una película que sólo se ha emitido en v.o.s. no habría tenido gran acogida.

Pues parece que los datos de taquilla dicen otra cosa.

20130126-023413.jpg

Mientras tanto se va avanzando tímidamente hacia la v.o.: hay algún cine donde dedican una sala a la versión original (a veces coincide con la que quieres ver), en la TV puedes elegir el idioma del audio (cuando le da por funcionar y no cambian el inglés por el doblado para ciegos) y subtítulos (que la mitad de las veces tienen menos calidad que cualquiera que encuentras online), en iTunes ya puedes alquilar (algunas) películas en v.o.,…

5 pensamientos en “El doblaje

  1. Me parece muy interesante el tema del doblaje, especialmente porque cuando sales fuera de España te das cuenta de que casi todas las películas se proyectan en V.O. y no hay drama. Es más, una vez te acostumbras a escuchar las voces reales de los personajes, digamos que la actuación cobra otro sentido, en mi caso, mucho más satisfactorio y no vuelves atrás. De cualquier forma, pienso que es difícil que se extienda dicha práctica a excepción de determinados círculos. Ponle a una señora de 60 años sin tener ni idea de inglés, una peli en V.O. y no la verá por muchos subtítulos que pongas. Sin embargo, es muy recomendable y me alegra que cada vez vaya popularizando más. También es posible que el hecho de ser la única forma de seguir una determinada serie haya sido la ruptura definitiva de una generación que no tiene menos trabas con los idiomas. Buen tema y buen post! Te sigo.

    • Tampoco creo que sea una cuestión de saber inglés o no, aunque definitivamente ayuda. Recuerdo que una de las primeras películas que vi en v.o. fue “Los chicos del coro” en francés y disfruté aunque no entendía una palabra de francés. Lo mismo con “Inglorious Basterds”, que tiene partes en alemán, francés e italiano.

      De hecho estoy convencido de que la relación va en el otro sentido: hay tan poco nivel de inglés en España (entre otras razones) porque no tenemos el oído acostumbrado como en otros países.

  2. ¿Y quién tiene culpa de eso? O mejor aún, ¿es rentable cambiarlo? Sin ir más lejos, en Portugal las películas de habla inglesa se llevan subtitulando desde hace mucho tiempo y, por supuesto, eso conlleva a adaptar el oído a otros idiomas. A simple vista todo son ventajas. Yo creo que el problema va más allá de las dificultades idiomáticas. Creo que es una cuestión económica. Ver películas y series dobladas al español es una costumbre no de ahora, sino que viene ni más ni menos que desde el año 1932 y cambiar estructuras tan asentadas es una tarea realmente difícil porque implica descontentar a mucha gente. Algo a lo que, por supuesto, las televisiones no accederían por las buenas, a no ser que tuvieran suficientes garantías de éxito, que por el momento nos las hay. De hecho, una de las míticas ventajas que se decía sobre la TDT es, precisamente, la posibilidad de cambiar la película al idioma original. No todo el mundo disfruta de una película en alemán subtitulada sin entender nada de alemán porque primero tiene que haber una disposición que creo que es la clave. Esa disposición la veo entre ciertos sectores, pero no es algo que se pueda generalizar. Ojalá!

    • Bueno, tampoco creo que debiese ser un cambio radical. La mayoría de la programación en TV o es producción propia, o redifusiones. Se podría empezar por no doblar nada nuevo (especialmente la programación dedicada a los más jóvenes), y seguir emitiendo dobladas las películas o series existentes.

      Ya imagino que este es un cambio que debe ser generacional, pero por algún sitio se ha de empezar.

Los comentarios están cerrados.